El Cuatro en 3D

El Cuatro

El cuatro puertorriqueño es el instrumento de cuerda más famoso de la isla. Se utiliza principalmente para tocar música jíbara, la música country de Puerto Rico. Este instrumento parecido a una guitarra es exclusivo de Puerto Rico, aunque existen otros similares en Latinoamérica. El cuatro moderno suele tener cinco cuerdas dobles, aunque algunos músicos puertorriqueños han renovado el instrumento y le han añadido hasta seis cuerdas metálicas para permitir un virtuosismo aún mayor. En este inusual ejemplar, el fruto seco y leñoso del árbol nativo del higüero, un material que suele usarse para fabricar maracas o güiros (un rallador musical), compone el cuerpo principal del instrumento.

La mayoría de los inmigrantes que abandonaron Puerto Rico a finales del siglo XIX y principios del siglo XX eran de origen y tradiciones rurales. El sonido del cuatro les ayudaba a recrear su hogar, ya fuera que estuvieran en una plantación de azúcar hawaiana o en un barrio de Chicago. Hoy el cuatro puede oírse en las comunidades puertorriqueñas de la Ciudad de Nueva York, Honolulu, Minneapolis, Orlando y otras. Ha acompañado a millones de puertorriqueños que han abandonado la isla para inmigrar a casi todos los rincones de Estados Unidos. Las primeras grabaciones musicales con cuatro fueron grabadas en la Ciudad de Nueva York por músicos puertorriqueños como Chuíto El de Bayamón y Ramito y fueron distribuidas desde allí hasta la isla y otras comunidades puertorriqueñas de Estados Unidos. Si bien el cuatro se asocia más comúnmente con la música jíbara, también suele usarse en la música plena, un estilo de música popular relacionado con la danza y la protesta política. Durante el boom de la música salsa de la década de 1970, el cuatro se tocaba a veces junto a instrumentos de viento para reforzar el sabor puertorriqueño de la salsa.

Este cuatro forma parte de una relevante colección de objetos de cultura popular y arte puertorriqueño del Museo Nacional de Historia Americana. Teodoro Vidal, un coleccionista e investigador puertorriqueño, la donó al Smithsonian en 1997, lo que la convirtió en una de las primeras y más grandes colecciones latinas de la institución.

Escuche música jíbara

Click to expand image Carátula del álbum La Sonora Ponceña, Desde Puerto Rico A Nueva York
La Sonora Ponceña, Desde Puerto Rico A Nueva York. Inca Records, 1972. 

Álbum de salsa

La popularidad de la salsa, que tiene sus raíces en el jazz, la música cubana y otros estilos de música afrocaribeños, se disparó en los barrios puertorriqueños de la Ciudad de Nueva York en las décadas de 1960 y 1970. Muchas letras de la música salsa documentan la vida en las comunidades latinas de la ciudad, como las de East Harlem y el South Bronx.
Click to expand image Ray Barretto en la portada de la revista Latin N.Y.
Revista Latin N.Y., 1977

Ray Barretto

Latin N.Y. fue una revista de música y cultura publicada entre 1973 y 1985. Esta portada presenta al músico de conga Ray Barretto. Hijo de inmigrantes puertorriqueños, Barretto creció en la Ciudad de Nueva York escuchando jazz. Tocó con la Fania All-Stars, una legendaria banda de salsa que dominó la música latina en la década de 1970.
Click to expand image Traje de bomba blanco y amarillo.
Museo Nacional de Historia Americana 

Traje de bomba

Los trajes, movimientos y canciones de la bomba reflejan la historia de las comunidades negras esclavizadas y libres de Puerto Rico. Este traje de bomba perteneció a la aclamada bailarina Margarita “Tata” Cepeda. Se trata de uno de los varios trajes que representan el impacto de las diversas tradiciones de música y danza puertorriqueñas, desde la chaqueta del esmoquin del líder de banda Tito Puente hasta la ropa deportiva del DJ Charlie Chase, que se exponen rotativamente durante la exposición.

 

Pandereta

¡Explora este gran tambor de mano, que en Puerto Rico se denomina pandereta!